HOMENAJE A MI SUEGRO JUAN “FIESTAS DE SAN JUAN. BENALMÁDENA”.

Imagen

FIESTAS DE SAN JUAN BENALMÁDENA                                                                   Hoy es un día especial por dos motivos: Primeramente porque es el día de mi difunto suegro Juan y segundo porque comienzan las festividades de Benalmádena en honor a su patrono San Juan Bautista. Como podéis observar los dos se llaman Juan y ambos tienen un significado especial para mí. Me hubiera gustado mucho celebrar este día con él y mostrarle la novela escrita ex profeso para su persona genio y figura hasta la sepultura.Como no puedo estar con él en cuerpo presente, quisiera compartir con vosotros mis sentimientos y mi recuerdo hacia él y hacerlo un poquito más grande e inolvidable. Os invito a todos a pasar unos días inolvidables por nuestra Benalmádena. Existen un gran número de leyendas, romances, mitos y tradiciones respecto al 24 de junio, espero que la novela Maqueronte se una al club de dichas historias y su fuego renueve nuestros espíritus además de que traiga nuevas energías positivas en un esperanzador futuro próximo.                                              

 

Marcos Antonio López Zaragoza

(El escritor de Benalmádena)              

RESEÑA DE LA NOVELA “MAQUERONTE” POR EL CATEDRÁTICO JOSÉ JAVIER RODRÍGUEZ ALCAIDE

ImagenImagen

MAQUERONTE

 

“¿Cómo te llamas, pequeña? Me llamo Esperanza”

Así termina Maqueronte, una breve novela profética, llena de fe, religiosidad y esperanza.

El autor, Marcos Antonio López Zaragoza, ha escrito una narración, fácil de llevar al cine de animación, cuyo lector puede ser un joven, que curse los años finales de la Educación Secundaria, o un viejo, como yo, que tiene alma de niño imaginativo y amante de aventuras.

Narración imaginaria, que sitúa la acción dentro de 30 años, en Maqueronte y que quiere ser el “principio de la luz y el fin de las tinieblas”.

Ciudad ideal de Platón; perfecta, de Tomas Moro, la vida en ella está descrita inmersa en la fenomenología de las nuevas tecnologías del siglo XXI enraizando con aquella ciudad que regentó hace veinte siglos un rey, de nombre Herodes. Es la esperanza de una buenaventuranza, traída a Maqueronte por un ser protector, de nombre Juan. Yo, que vivo en Córdoba, ciudad que tiene como Angel Custodio al Arcángel Rafael, comprendo la visión de ese mundo futuro deseado para una ciudad. Rafael, custodia viajeros, ha defendido a mi ciudad en épocas de crisis desde la visión del padre Roelas. En Maqueronte ese custodio-protector es Juan con poderes de un Ser Superior que lo envía para acabar con la corrupción, la opresión, la codicia. Toma la figura de un joven de catorce años en quien se encarna la bondad y la pureza de corazón.

El autor tiene gran imaginación y un buen dominio de la narración a pesar de su juventud. La obra, a veces, parece un cuento ingenuo, a veces un relato ético, repleto de fe, esperanza y caridad. La obra se lee rápidamente, tiene ritmo y ruptura temática para mantener la atención del lector. Es sencilla y lineal, apropiada para jóvenes lectores de doce a diez y seis años, y para políticos municipales, capaces de ver en esta narración al pueblo del que son ediles.

Por su profundo sentido religioso, por sus referencias al nuevo y viejo Testamento y por su ecumenismo y defensa de la convivencia de las religiones del libro, debería ser lectura en los centros educativos que están bajo la férula de las Fundaciones episcopales educativas que existen en España, como, por ejemplo, los de Córdoba y Málaga.

La narración se mueve entre el Ángel del Bien y el Ángel del Mal, de modo sencillo y asequible a cualquier lector. El Espíritu iluminador del Bien vuela en todas sus páginas y es emblema de cada pie de página del libro. La edición, a cargo, de Editorial Universo está muy bien cuidada y anuncia en el relámpago, que atraviesa el cielo atormentado, que la vida renacerá de las aguas que rodean a Maqueronte. Es un libro, escrito por un joven escritor, cuyo espíritu es no sólo imaginación, sino solidaridad y amor al prójimo, esperanza en forma de palomas que ascienden al cielo y rayos laser que lo iluminan de fe y esperanza. Rezuma sencillez y santidad, amor a la vida y a la libertad, cada capítulo de Maqueronte.

 

José Javier Rodríguez Alcaide

Catedrático Emérito

Universidad de Córdoba

RESEÑA DE MAQUERONTE AÑO 2030 POR EL ESCRITOR RAFAEL VELAZQUEZ

Imagen

 

 

RESEÑA DE MAQUERONTE

Buenas a todos os dejo la primera reseña de mi novela Maqueronte a cargo del escritor Rafael Velázquez.

 

“Maqueronte. Año 2030. El principio del fin”

El día que asistí a la presentación de Maqueronte. Año 2030 el principio del fin. Conocí a un Marcos Antonio que hablaba de un final apocalíptico y, lo primero que se me vino a la mente fue… otra novela de Mad Max, con personajes andrajosos, un tirano al mando y un héroe que lo cambiaría todo. Demasiado previsible… Sin embargo, debo decir que cuando fue relevando la simbología de los diferentes elementos que comprendían la portada de su libro mi opinión cambió radicalmente.
Un libro debe interpretarse como un conjunto de compendios, donde en principio, ningún elemento queda como mero objeto de decoración para hacerlo interesante de cara a un lector o, tal vez, al público del que solo nos interesa que sienta curiosidad y lo compren, sin impórtanos demasiado si el interior es bueno, interesante o les haga reflexionar por un instante, sobre las ideas que durante meses hemos intentado plasmar en esas páginas que hemos escrito.
Desde esta perspectiva, me asombró que, en un libro inspirado en lugares y personajes bíblicos, adaptados a un futuro no muy lejano, figurasen cinco llaves egipcias, que en principio no tienen mucho sentido con la historia y, fijándote mucho…una paloma.
Las cinco llaves representan cinco personas importantes en la vida de Marcos que, desgraciadamente, ya no están presentes en este mundo y que tanto significaron y siguen significando para él, hasta el extremo, de hacerlos protagonistas de su obra. Respecto a que representa esa paloma de alas punteadas, pues qué decir de ella… Es el símbolo de su querida Benalmádena y para los que deseamos un mundo en paz y armonía todo un icono de respeto y libertad. Alguien que se arriesga a presentar un libro utilizando estas divisas que las hace propias con todo el valor sentimental que ello representa, no debe caer en algo burdo o inapropiado, por el respeto y la enorme responsabilidad que se impone al hacerlo, no cayendo en su simple reclamo publicitario que capte la atención del público con el solo objeto de vender libros.
Por ello, aun sin conocerlo ese día, adquirí el libro. Mi trabajo actual en Los Besos Comprados, me ha impedido leerlo antes, pues estaba inmerso de lleno en mi novela y no podía dedicarle el tiempo que creo que se merece. Me había propuesto leerla con detenimiento, pues considero una falta de respeto a cualquier autor leer entrelineas o, simplemente no prestarle la atención que un compañero de profesión se merece, me gustase o no lo publicado y, mucho menos, cuando delante de mí tenía la obra de un filólogo que, como referentes literarios bebe de las obras de Shakespeare, Willians Blake, Thomas More y La Biblia… cuanto menos lo que tenía que contar merecía a priori, toda mi atención.
Propiamente, ya hablando del libro, me fascinó la ambientación. Reconozco que soy un fanático de los lugares bíblicos y del mundo antiguo, tales como Babilonia, Petra, Jerusalén y, como no, Maqueronte, la fortaleza donde San Juan “El Bautista” fue decapitado por Herodes por los caprichosos deseos de Salomé.
Maqueronte es ahora, una ciudad donde reina la tiranía de un nuevo Herodes. El Sol nunca luce en esa urbe contaminada, la calidad de vida es inhumana, el pueblo pasa hambruna y las clases sociales están muy acentuadas. Donde los derechos y libertades de los ciudadanos menos favorecidos son pisoteados vilmente en beneficio de unos pocos y únicamente impera el estado del terror y la codicia de tan poderoso personaje. Quizás un reflejo del tiempo actual en los que vivimos, sin tener que irnos al 2030.
Pero un niño de apenas doce años, consigue que todo eso cambie con la ayuda de Dios y sin derramamientos innecesarios de sangre, ni de víctimas ni la de sus verdugos. Una historia parecida a la de David contra Goliat, pero donde la onda es sustituida por algo que tendréis que leer para descubrirlo. Es la sed de venganza de Herodes y Herodías, la que hace que no respeten su pacto intentando, con su codicia, que todo vuelva a ser como antes. Para ello utilizan a su propia hija Salomé, como ejecutora de sus siniestros planes, sin conseguirlo gracias a la abnegación y la fe de las personas buenas que son capaces de sacrificar sus vidas por los demás. Y así, como os digo, un niño consigue el “principio del fin” ¿De qué principio? ¿De qué fin se trata? Marcos con su doble uso de las palabras, ha sabido mantenerlo en vilo hasta el final, momento en el que solo es revelado.
¿Una obra de un mundo utópico? ¡No! Un libro cargado de ilusiones y cambios que están al alcance de nuestras manos. Un futuro por decidir, en el que solo importa el respeto hacia todos los seres humanos, la justicia, la paz y los valores humanos.
Maqueronte. Año 2030 el principio del fin, traspasa las fronteras de lo usual, de lo convencional y material, adentrándose en un mundo perfecto que es fácil de alcanzar si sabemos respetarnos a nosotros mismos y vivir de acuerdo a las necesidades de alma y no, las trivialidades banales de lo material.
Un libro que recomiendo especialmente, por su bello contenido, por su narrativa amena y por estar cargada de lecciones sencillas con las que una persona podría hacer que todo sea diferente.
La elección del principio o el fin, está ahora en tus manos y, con la ayuda de Dios, sé que habrás de elegir la opción correcta.
Enhorabuena Marcos. Has escrito un gran libro.

 

Cuando recibí la reseña le contesté personalmente unas bonitas palabras que recojo en este blog y que también deseo compartirlas con todos vosotros:

Muchísimas gracias Rafael y perdona por no contestarte antes, pero tu comentario eran merecedor de unas bonitas palabras en señal de agradecimiento, me ha emocionado mucho tu reseña de mi novela Maqueronte. Es un orgullo tenerte de compañero, ¿quién mejor que valorar  tu novela que un escritor de mi grupo al que no tengo el gusto de conocerle? Has captado totalmente la esencia de la novela y el estar de testigo en mi presentación te ha ayudado mucho a comprender su esencia. Recuerdo como aquel día una persona tomaba apuntes sin parar, lo cual me hizo rememorar por un instante mis entrañables días de clases tomando apuntes a toda velocidad en la facultad. Has acertado en todo. Juan es un niño, cuando empieza la novela, pero va madurando y se hace grande en espíritu y alma además de en edad a lo largo de la novela hasta alcanzar la madurez física, porque la intelectual nació con él, como si fuera un Dios. Como ya apuntaba alto el genial poeta, grabador y pintor inglés, William Blake, en sus famosos  poemas  bajo título “Songs of Innocence and of Experience”, los niños que tan cruelmente fueron explotados en plena Revolución Industrial Inglesa serán los primeros que ganen el cielo y para Blake son señal de pureza y grandeza ante un mundo corrupto y lleno de injusticias. Como podemos apreciar el mundo no ha cambiado mucho con respecto al pasado. ¿Quién mejor para conducirnos a una posible salvación que un “alma” pura?     Por las pocas palabras que he podido leer de Rafael, auguro que su novela será grandiosa, al menos un tanto especial y auténtica. Sus palabras me recuerdan al querido y sevillano Bécquer, extinto y grandioso paisano de Rafael. Seguramente no habrá pasado tantas calamidades como el gran escritor en aquella época, en el que escribir era de “locos” y cuya única felicidad por entonces era el amor a su musa, pero para comprender el alma de un escritor también hay que tenerla y como Bécquer solía repetir hasta la saciedad,  la frase de Lamartine,  «la mejor poesía escrita es aquella que no se escribe». Seguramente, por lo que percibo en captar la sensibilidad de mi novela, también le habrá ayudado su dedicación en ayudar a los demás día a día, e incluso a jugársela si con ello pudiera salvar una vida. ¿Qué mayor bondad hay que esa?   Ha sido un honor tener las primeras y más extensas palabras de mi novela de un compañero de entre un elenco grupo. Como dice la Biblia “los últimos serán los primeros”…   Me llena de ilusión comentarios como los de Rafael, como bien dice es un tema arriesgado, pero os aseguro que no he dudado ni un segundo porque estas personas se lo merecían, espero que no les haya defraudado, espero formar parte junto a ellos de una nueva llave de la vida y allí me desvelen su respuesta. Muchas gracias Rafael y suerte con tu esperada y trabajada novela, Los Besos Comprados, si llevas el apellido de Velázquez, seguro que será genial. Espero que me dejes hacer una reseña de tu novela. Por último deseo suerte a todos los compañeros de nuestro Universo y le doy gracias a Cristina por enviarme un “Ángel de la Guarda” el día que no pudo asistir a mi presentación.

Marcos Antonio López Zaragoza

(El escritor de  Benalmádena)