Una torre de chorizos

Una torre de chorizos   

Génesis 11:1-9 .La torre de Babel

4 Luego dijeron: «Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra.»                                                           Señor presidente Mariano Rajoy y señora presidenta Susana Díaz, si toda la caterva de chorizos y mangantes de traje fino que hay en España, y me refiero no a los de pan y circo sino a los de manga ancha, devolviesen todo el dinero robado en España estas dos últimas décadas atrás no habría paro en España y esta nación sería una de las más ricas, si no del mundo, sí de Europa. Por favor, dejar de predicar y limpiar de una vez por todas la era de corruptos. Los ciudadanos de a pie estamos hasta los mismísimos de este teatro esperpéntico y surrealista. Os digo a los dos, y lo asevero como conciudadano sin declinarme por ningunas siglas políticas, que acabéis de una vez por todas con la corrupción en este país de risa y como dice el refrán: “muerto el perro se acabó la rabia”. No se puede  dar ejemplo a nadie ni a nada, si uno no se mira asimismo. ¿Cómo una solución tan fácil de realizar y que no necesita saber tanto como Platón o Aristóteles cuesta tanto ponerla en praxis?  Todavía estoy esperando la respuesta. Está bien que se endurezcan las penas, pero no la de amordazar al pueblo. No queramos construir una torre de chorizos, porque si el perro tiene sarna, la torre se va a desmoronar a pedazos. ¡Ah, se me olvidaba! En Andalucía nos gustan los chorizos y morcillas acompañado con pan cateto, aunque de este último tenemos poco, a pesar de no ir encorbatados y también sufrir que nos roben.                                                       Texto escrito por Marcos Antonio López Zaragoza (el escritor de Benalmádena), para el Liceo Blas Infante de Torremolinos y la Asociación ¿Yo? ¡Producto Andaluz!

Anuncios

UN EMPRESARIO TORREMOLINENSE EJEMPLAR

UN EMPRESARIO TORREMOLINENSE EJEMPLAR

Hoy sábado he pasado un día disfrutando con mi familia y he acompañado a mi hija a comprar un par de zapatos para el Instituto que le hacían falta. Concretamente me he ido de compras por la calle San Miguel. La verdad sea dicha no me gusta ir mucho, como dicen los guiris de shopping,  pero he realizado un esfuerzo y la he acompañado. Después de recorrer más de una decenas de tiendas no he podido, a mi pesar y desesperación, encontrarlos. Lo que sí me ha llamado la atención es que todos los zapatos que le gustaban estaban hechos en China o como intentan camuflar, no sé si por vergüenza o por técnica de marketing, con las siglas P.R.C. (República Popular de China) o C.E (China Export) y no Comunidad Europea que también se escribe de igual manera. Ya no saben cómo colárnosla casi por la fuerza.  La cuestión era que su calzado, concretamente del número treinta y nueve no le quedaba bien, ya sea porque la puntera era como de plástico y le hacía daño las uñas,  no le estaban cómodos o eran con mucha más holgura de lo debido y se le salían. También me llamó mucho la atención que los zapatos que vimos apenas alcanzaban los quince euros y el que más veintinueve euros. Desesperado me fui y le dije a mi mujer, que se encontraba ausente, que los buscara donde quisiera ella, porque yo me rendía. Me reprendió  con voz soez: “¡Tú no sabes!” y se dirigió a una zapatería ubicada en la popular Plaza Costa del Sol nº10, concretamente fue a la legendaria zapatería Dama.                                                                                                                                                    Una vez llegamos allí me llamó mucho la atención que en su escaparate había colgado un letrero que decía: “Todos los zapatos son de fabricación española”. Mi mujer, ante mi cara de tonto, escogió casi al azar dos zapatos y uno de ellos le quedó de la primera vez como anillo al dedo. El hombre nos regaló un calzador y nos hizo un buen descuento. Los zapatos me costaron cerca de cincuenta euros los cuales pagué con mucho gusto porque estaban hechos en España y seguro que me durarían más que los de China.  El dependiente, que creo que era  el dueño, llevaba cerca de cuarenta años vendiendo productos españoles y mostraba mucha profesionalidad y amabilidad. Un par de señoras mayores que nos estaban escuchando me dijeron que ellas también preferían zapatos y productos españoles porque eran muchos más cómodos para sus dolidos pies. A este hombre le pregunté si hacía publicidad en el Facebook o alguna otra Red Social, lo cual me respondió que “no”. Creo que a este vecino de Torremolinos le deberían dar una medalla y que fuera un ejemplo para todos. Si todos compráramos productos andaluces o españoles no habría paro en Andalucía. Este breve y sincero texto se la dedico a este empresario. Espero que el gobierno que salga ganador mañana, apueste por los productos andaluces. Muchas gracias a todos.

Texto escrito por Marcos Antonio López Zaragoza (el escritor de Benalmádena), para el Liceo Blas Infante de Torremolinos y la asociación ¿Yo? ¡Producto andaluz!

Sábado 21 marzo 2015, Benalmádena.

¡Y TÚ MÁS!

¡Y TÚ MÁS!

El séptimo y el octavo mandamiento de la Ley de Dios son por este orden: No robarás y No dirás falsos testimonios ni mentiras. Parece mentira que la política en España sea cada vez más esperpéntica, ayer miércoles durante la sesión de control del Estado de la Nación y en plena conmemoración del 11-M, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pidió al presidente del gobierno Mariano Rajoy que acudiese al congreso a dar explicaciones sobre la trama Gürtel y no se “esconda” como caracol en su concha, al tiempo que le preguntó si había pagado la fianza de 245.000 euros que el juez había impuesto al PP por dicho asunto. El jefe del Ejecutivo, como no, contraatacó sacando el tema de los famosos ERE. Una vez más echando balones fuera y escondiendo la cabeza bajo tierra como un avestruz. Pero señor Presidente, no se entera que el ciudadano de a pie, el que paga sus impuestos, quiera saber la respuesta, la verdad y no que vengas con milongas   y “tú más y tú más”. España es una nación más seria, milenaria y grande para que los ciudadanos os veamos como simple títeres o espectadores que están viendo un partido de tenis. Señor Mariano Rajoy, ya sabemos que hay muchos corruptos en este país indistintamente de sus siglas, pero empieza a dar ejemplo al pueblo y contesta de manera razonable y sincera de una vez por todas. Porque señor Mariano, el que calla otorga y el que roba o tiene algo que esconder también vive en silencio.                                                  Ciudadanos, preparad los cañones porque la guerra tan solo acaba de empezar, esta, tan solo era una batalla.

Marcos Antonio López Zaragoza (el escritor de Benalmádena).