Antonio Barba. El maestro culinario de Benalmádena

Antonio Barba. El maestro culinario de Benalmádena

 

Antonio Barba Sarmiento, este gran cocinero malagueño jefe de cocina, que actualmente engalana los platos en el insigne restaurante el Mero del grupo los mellizos ha sido ganador varias veces de la “Ruta de la tapa Saludable de Benalmádena”. Y tertuliano en algunas ocasiones en un programa gastronómico de Canal Sur televisión. No es de extrañar ya que cocina como los ángeles y es un artista culinario donde los haya. Creció y maduró escuchando las canciones de Antonio Molina y la que más le gustó de joven, aparte de “Soy minero”, fue obviamente la de “Cocinero, cocinero”.

“Cocinero, cocinero enciende bien la candela

y prepara con esmero un arroz con habichuelas”

Se formó en los mejores restaurantes de Málaga como Casa Pedro y Casa Matías este último ubicado en la famosa calle Nueva. Todavía guarda con cariño en el recuerdo ese efluvio casi divino del famoso e inigualable estofado de Casa Matías imposible de olvidar de su memoria.

Afable y sonriente es una persona que aguanta estoicamente y meritoriamente la presión del trabajo sobre todo en la época estival ante la masiva afluencia de turistas que visitan la Costa del Sol como si fuera un general romano capitaneando y supervisando con maestría a su grupo de cocineros o como si se tratara del mismísimo laureado Claudio Abbado dirigiendo a la Filarmónica de Berlín.

Este humilde y sencillo cocinero con algo más de medio siglo de vida se crio en la zona obrera de la Estación del Perro de Málaga y después en la Barriada de San Andrés. Para el maestro Antonio el secreto de sus fogones está en aprender cada día y no estancarse intentando siempre cautivar a los clientes e incluso a los más sibaritas paladares para ello no parando de jugar con una variedad cromática y aromática en sus platos, arroces, zarzuelas, pescados, gazpachuelos, sopas, tapas… tratando a toda costa de evitar la monotonía. El mejor regalo de Antonio, como bien dice el propio artista, no es lo material, sino la felicitación de sus clientes que le animan a seguir superándose cada día.

Aunque aún no posee ninguna estrella Michelin no tiene nada que envidiarle a nadie y su buen trabajo bien hecho, como artista culinario trabajando con los sabores, aromas, texturas, colores y la presentaciones de sus platos lo encuadran como un gran maestro entre los grandes chefs malagueños. Quien quiera comprobar su cocina insitu no hace falta que crea estas palabras al pie de la letra sino que os invito a que degustéis con vuestro propio paladar y juzguéis por sí solos si es verdad lo que escribo visitando para ello el magnífico restaurante el Mero los Mellizos. Como decía Cervantes: “Al bien hacer jamás le falta premio” y aunque esto no es un título es un reconocimiento a este gran cocinero. ¡Alabado seas, maestro!

           

 Texto escrito por Marcos Antonio López Zaragoza, (el escritor de Benalmádena).

                                                   6 febrero 2018, Benalmádena

Anuncios

ANTONIO MONTIEL “PINTOR DEL ALMA”

 

ANTONIO MONTIEL “PINTOR DEL ALMA”

 

Como decía Cervantes “la pluma es la lengua del alma” y en este caso excepcional el pincel del gran artista Antonio Montiel es el reflejo de su alma y de la que pinta. Como bien dice su biógrafa María Jesús Pérez Ortiz: «Él es un retratista que intenta reflejar en los rostros la interioridad, el alma, la personalidad de la persona que retrata… Calca al personaje y viendo su rostro, estás viendo su alma». He tenido la suerte de conocer en persona a este gran artista malagueño y aunque me encanta desde pequeño la pintura no se me da también como la escritura, así que voy a intentar expresar y describir lo que siento con palabras. Antonio Montiel es una grandísima persona más allá de la de ser artista aunque parezca mentira. Al igual que los grandes poetas, como por ejemplo Miguel Hernández, Federico García Lorca o el mismísimo Walt Whitman, es un artista que raya la sensibilidad, la libertad, la naturaleza y el respeto a los demás donde destacan el amor por su pueblo y sobre todo su humildad y sencillez como persona lo que lo hacen ser a mi juicio un genio y figura.

Un ejemplo a seguir para todo tipo de artistas que aman y creen en lo que hacen. Un genio que no fue profeta en su tierra y comenzó regalando sus cuadros aunque ya con diecinueve años había retratado al mismísimo Rey Juan Carlos I. Hasta que con mucha constancia, perseverancia y esfuerzo e ilusión se fue abriendo camino artístico en la vida que le tocó vivir.

No voy a mencionar sus reconocimientos y premios porque son numerosísimos y dilatarían este humilde homenaje, aunque sí voy a mencionar algunos de sus insignes retratos que pervivirán por los siglos venideros como el de su musa, Marisol, el de S.M. el rey D. Juan Carlos I y el de S. M. el rey Felipe VI, su Majestad la reina Dña. Sofía, la Duquesa de Alba o la mismísima reina de Inglaterra Isabel II entre otros.

Antonio Montiel es un personaje que me recuerda a mi amigo don José Javier Rodríguez Alcaide, Hijo predilecto de Baena e Hijo adoptivo de Córdoba. Una eminencia en el campo de la educación, la economía y las letras y en su albores de la política, que al igual que él, poseen una sencillez y humildad natural y normal, que no tienen un ego subido y que pueden conversar con naturalidad con cualquier persona de cualquier clase social dándole aún más valor y reconocimiento a su grandeza como persona.

Estoy seguro que si Antonio Montiel, “Malagueño del Siglo XXI”, hubiera nacido en otra época hubiera pintado la Capilla Sixtina, retratado al Duque de Alba, al rey Enrique VIII de Inglaterra, a los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla o al mismísimo presidente de los Estados Unidos de América George Washington. Y que si Dios tuviera que elegir a algún mortal para retratarlo en el Reino de los Cielos seguro que elegiría a nuestro “pintor del alma”.

Tenemos la suerte de disfrutar de este grandísimo artista antequerano, orgullo malagueño y andaluz. Un artista universal con alma picasiana que pervivirá per semper en el corazón de nuestra querida Málaga.

Texto dedicado a Antonio Montiel escrito por Marcos Antonio López Zaragoza “el escritor de Benalmádena”.  29 de diciembre de 2017. Benalmádena.

 

SIDEL DE MI SANGRE. MELILLA

                  SIDEL DE MI SANGRE.

                           MELILLA

 

 “A nuestro pueblo lo abrazamos

                                                sobre una ola.

                                                La ola volvió de nuevo

                                                hasta Sidonia”

Qué mejor manera de empezar este artículo con un poema de un “niño huérfano de padre de la guerra”, hablo del gran ilustre poeta melillense Miguel Fernández González (1931-1993). Aunque no lo conocí personalmente, sí convivió con sangre de mi sangre con mi querido abuelo Antonio y mi abuela Encarna junto a mi padre Marco Antonio y sus cuatro hermanos, que dejaron su querida Melilla a finales de los 60 y principios de la década de los 70 buscando el boom de la Costa del Sol y comenzando así una nueva etapa en sus vidas donde nacería la presente pluma que os escribe.

La palabra “Sidonia” relativa a “Sidel” es un nombre simbólico que el poeta denomina a su querida Melilla durante toda su obra. Hasta el día 14 de noviembre de 2017 nunca antes había pisado la tierra de mi sangre. Hoy por fin ha quedado saldada esta deuda personal con una visita fugaz, pero muy profunda en cuanto a corazón y alma. Allí he tenido el gusto de saludar a la directora de la biblioteca pública de Melilla situada en la gran Plaza de España, doña Sonia Gil que tan amablemente me atendió, donde tuve el gusto de entregarle en dicho encuentro mi última novela escrita de corazón: Pasión en Benalmádena.  El origen de una gran leyenda, publicada por Ediciones del Genal, perteneciente a la librería Proteo-Prometeo que recientemente ha recibido el premio nacional de librerías 2017.

Espero que esta novela certifique mi paso por Melilla y así la dejé rubricada y dedicada. Deseo con el tiempo y a partir de hoy poner mi gota literaria y personal para que los lazos entre Melilla y Benalmádena sean cada vez mayores.

Melilla es un lugar paradisíaco, esa belleza y amabilidad bereber se mezcla entre un aire andalusí y una humildad andaluza que me recordaba el esplendor pasado del Al-Ándalus. Parece que el tiempo allí todavía no ha borrado esa multicultural riqueza que perdimos hace siglos.

Mi visita por la ciudad acabó de la mejor manera posible y fue visitando la reciente exposición en el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) que os invito a verla. Allí tuve el honor de contemplar in situ, con mis propios ojos, esta incalculable exposición realizada por personas de diferentes nacionalidades que han huido de sus países alejándose de las guerras, el hambre, el dolor, su orientación sexual u otros motivos. Me ha maravillado contemplar esas obras de arte realizadas por personas que han convivido temporalmente en esta “gran casa de la esperanza” hasta que han encontrado su camino.

Es difícil explicar cada una de estas obras de arte, que aparte de su belleza intrínseca, hay que sumarle un valor incalculable por las personas que han realizado este proyecto, ya que están creadas con esmero desde lo más hondo de sus corazones. Cada fotografía, cada cuadro, cada vestido, cada figura representan el sufrimiento o dolor por lo que han tenido que pasar estas personas para finalizar su vía crucis hasta alcanzar Melilla. Una injusta vida que “la ruleta de la fortuna” les premió con nacer en un país en guerra o empobrecido que no quisieron ni eligieron.

Cientos de miles de personas durante estos años, niños y niñas, mujeres embarazadas, ancianos, padres, tíos, primos, jóvenes, incluso enfermos, viudas, huérfanos… no han podido por desgracia cumplir sus sueños,  que era tan solo el de una vida un poquito mejor para ellos y sus hijos. Cada hora hay un drama que no percibimos: “Un corazón deja de latir buscando el camino hacia la libertad”.

En esta exposición encontramos el espíritu de lucha, la posibilidad, la ilusión por encontrar una vida mejor y la demostración que se puede hacer un mundo mejor entre todos los pueblos sin distinción de raza, lengua o religión. Como escritor, poeta y embajador oficiosamente de Benalmádena aunque no oficialmente, quiero dar mi apoyo total al CETI de Melilla y Ceuta, a la ACCEM, a Melilla Acoge, y otras asociaciones no gubernamentales y a todas las autoridades de Ceuta y Melilla por el gran papel y esfuerzo que están desarrollando cada día en dichas ciudades fronterizas. Espero y deseo que esta gran labor ejemplar se extienda a otros pueblos de Andalucía y España que me consta que ya se hacen en otros lugares de nuestro gran país solidario. Quiero darles las gracias en especial a don Fernando Blanco (miembro de la ACCEM), a doña Fati y María Jesús Martín de (Melilla Acoge) por el gran trabajo de incalculable valor que están realizando. Quiero terminar con unos versos en forma de prosa dedicados a todas las personas que han huido de sus países buscando “la luz” y a todas las que se han quedado en el camino. A todos ellos les enciendo una vela en solidaridad y les dedico estas letras:

 

¡ROMPE LAS CADENAS!

 

¡Oh, mi Dios!

Ayuda a la Sidel de mi sangre y dale fuerzas

para que encuentren el camino hacia tu Reino.

¡Ábreme cada una de las siete puertas

que oprimen mi corazón con olor a jazmín!

¡Libera a las golondrinas del yugo de la esclavitud y déjalas volar!

¡Rompe esas cadenas y fulmina esas espinas

que se clavan en los corazones de tus hijos!

¡Destruye esas redes que me atrapan y me ahogan como una ola!

¡No siembres el fondo del mar con más huesos!

¡Dame fuerzas, mi Dios!

¡Solo hay Uno y todos somos hijos de tu corazón!

¡Ilumina de color nuestras vidas hasta el final de nuestros días!

¡Te damos por ello, mil gracias, mi Señor!

Texto escrito en Melilla de camino hacia Benalmádena.

14 noviembre 2017. Melilla.

Marcos Antonio López Zaragoza (escritor, poeta y embajador de Benalmádena).

 

ENTREVISTA A MARCOS ANTONIO (EL ESCRITOR DE BENALMÁDENA) EN TV

Buenas os dejo una interesante entrevista que me realizaron en el Canal Costa del Sol TV. Espero que disfrutéis de ella y aprendáis un poco más sobre mi gran novela y sobre mi. Pasión en Benalmádena. El origen de una gran leyenda es una novela que no os debéis perder.

DALE ME GUSTA PARA QUE SEA EMBAJADOR DE BENALMÁDENA MARCOS ANTONIO(EL ESCRITOR DE BENALMÁDENA)

Buenas amigos dale a me gusta a la imagen del dedo azul para  y así poder aspirar a ser embajador de mi querido pueblo: “BENALMÁDENA”. Como recompensa sortearé con una dedicatoria especial la maravillosa novela “PASIÓN EN BENALMÁDENA EL ORIGEN DE UNA GRAN LEYENDA”. Muchas gracias amigos.

RECUERDOS DE UN FUTURO EMBAJADOR: Marcos Antonio (el escritor de Benalmádena)

 

RECUERDOS DE UN FUTURO EMBAJADOR: Marcos Antonio (el escritor de Benalmádena)

Desde que nací siempre he amado a mi querido pueblo de Arroyo de la Miel. Recuerdo con nostalgia cuando cogía el tren en mi más tierna infancia e iba con mi madre a Málaga. Veía pasar prados, árboles, ríos, túneles, muros… con la cara de bobo pegada al cristal. Aunque la distancia era muy corta, apenas de varios kilómetros, a mi me parecía eterna, como si viajara a otro país. Mi cuerpo se tornaba violento y molesto y añoraba con nostalgia regresar a mi tierra, mi Arroyo de la Miel, mi Benalmádena. Ese aire puro, esa cercanía al mar, ese Calamorro. Mi cuerpo se tornaba de vida y mi malestar se quitaba rápidamente con solo subir las escaleras de la estación de tren. Desde pequeño he sentido esa sensación y aún de adulto mi pueblo me da vida. A veces solo valoramos lo nuestro cuando estamos alejados de él. Ahora como escritor de Benalmádena, me atrevo a contar mis sentimientos, quizás alguna vez habéis sentido lo mismo. Me gustaría ser embajador de mi pueblo para contar a todo el mundo su grandeza, si no lo consigo, al menos me quedaré con la fuerza de la palabra.

¡VIVA BENALMÁDENA!

Entre todos los amigos y personas que le den a “me gusta” en el enlace de facebook, más abajo, se sorteará mi última novela PASIÓN EN BENALMÁDENA EL ORIGEN DE UNA GRAN LEYENDA.

 

https://t.co/g5tfo9dLrY

Reseña de la novela “Amor más allá de la vida”

¿Es verdad que existe el amor más allá de la vida? Si es verdad a mi me gustaría estarlo para siempre con la mujer que más quiero.  Con esta pregunta retórica comienza la genial e indomable escritora Kalima Spencer el título de su última novela adentrándonos en este caso en el corazón del pequeño pueblo, pero impresionante y misterioso, de Zugarramurdi en plena Santa Inquisición española sobre el año 1610, por aquel entonces más de una docena de inocentes mujeres fueron sentenciadas a morir quemadas sin atrición en la hoguera acusadas de brujería. La escritora nos adentra en primera persona a un viaje iniciático al negro pasado de nuestra caliginosa historia para sacarnos las vergüenzas y el miedo de un pasado para olvidar. Hipocresía, misericordia, miedo y “fe” mezclan sus verdades y mentiras para formar un coctel explosivo bajo la verdadera esencia que esconde la novela “el amor” más allá de la vida. La acción, el tiempo y el escenario es lo de menos dando en ocasiones un giro total a la novela. Pero todo en la vida tiene un “Por qué” y no existen las vanas casualidades. Como decía el gran poeta, dramaturgo, filósofo e historiador alemán Johann Christoph Friedrich von Schiller “No existe la casualidad, y lo que se nos presenta como azar surge de las fuentes más profundas”.

¿Os gustaría conocer el desenlace de esta sublime e intrigante novela?

Reseña escrita por Marcos Antonio López Zaragoza (el escritor de Benalmádena)