EL FIN DEL MUNDO

                                                     EL FIN DEL MUNDO                                                                                                                             Si echamos una ojeada al pasado podemos observar tristemente el devenir del mundo: terror y muertes desde casi el comienzo de éste. No sabemos vivir en paz y en armonía, cuando no hay una Guerra Civil hay una guerra de religiones o étnica y cuando no hay una guerra por el mero simple poder o avaricia, hay una guerra por ideologías políticas o independentistas. Ese no es el principal problema, la principal causa es que vamos hacia atrás. Estamos devorando la tierra poco a poco. Los principales gobernantes del mundo están perdiendo la cabeza. Sólo buscan, la mayoría, sus beneficios personales. ¿Qué pasará en el año 2030? ¿Habrá más hambre en el mundo? ¿Se vivirá mejor?  ¿Habrán cambiado los políticos?                                                                                                                                                                                                                 El asunto no pinta bien, soy optimista pero la realidad es la que hay y ésta no es esperanzadora. Estoy convencido de que se producirán grandes cambios tecnológicos y se ganarán grandes batallas a enfermedades hasta hace pocos años incurables. Pero habrá más aspectos negativos que positivos.                                                                                                                         En mi próxima novela Maqueronte año 2030 el  principio del fin nuestro joven héroe, Juan tratará de salvar su mundo, la ciudad de Maqueronte (antigua fortaleza situada cerca del Mar Muerto), gobernada por el tirano Herodes es “el epicentro del infierno”, si no se pone pronto remedio Maqueronte reventará y la muerte y destrucción se esparcirá al resto del mundo.

             ¿Podrá Juan salvar a la humanidad? ¿Estaremos a tiempo de cambiar el mundo? ¿Será demasiado tarde? Esta novela pretende ser más que una novela de pura ficción quiere ser el principio del fin. Un fin que no está escrito todavía y al igual que Juan lo escribe, nosotros también podremos escribirlo en nuestra vida real.

El tiempo nos dará o quitará la razón.

 

Anuncios