SIDEL DE MI SANGRE. MELILLA

                  SIDEL DE MI SANGRE.

                           MELILLA

 

 “A nuestro pueblo lo abrazamos

                                                sobre una ola.

                                                La ola volvió de nuevo

                                                hasta Sidonia”

Qué mejor manera de empezar este artículo con un poema de un “niño huérfano de padre de la guerra”, hablo del gran ilustre poeta melillense Miguel Fernández González (1931-1993). Aunque no lo conocí personalmente, sí convivió con sangre de mi sangre con mi querido abuelo Antonio y mi abuela Encarna junto a mi padre Marco Antonio y sus cuatro hermanos, que dejaron su querida Melilla a finales de los 60 y principios de la década de los 70 buscando el boom de la Costa del Sol y comenzando así una nueva etapa en sus vidas donde nacería la presente pluma que os escribe.

La palabra “Sidonia” relativa a “Sidel” es un nombre simbólico que el poeta denomina a su querida Melilla durante toda su obra. Hasta el día 14 de noviembre de 2017 nunca antes había pisado la tierra de mi sangre. Hoy por fin ha quedado saldada esta deuda personal con una visita fugaz, pero muy profunda en cuanto a corazón y alma. Allí he tenido el gusto de saludar a la directora de la biblioteca pública de Melilla situada en la gran Plaza de España, doña Sonia Gil que tan amablemente me atendió, donde tuve el gusto de entregarle en dicho encuentro mi última novela escrita de corazón: Pasión en Benalmádena.  El origen de una gran leyenda, publicada por Ediciones del Genal, perteneciente a la librería Proteo-Prometeo que recientemente ha recibido el premio nacional de librerías 2017.

Espero que esta novela certifique mi paso por Melilla y así la dejé rubricada y dedicada. Deseo con el tiempo y a partir de hoy poner mi gota literaria y personal para que los lazos entre Melilla y Benalmádena sean cada vez mayores.

Melilla es un lugar paradisíaco, esa belleza y amabilidad bereber se mezcla entre un aire andalusí y una humildad andaluza que me recordaba el esplendor pasado del Al-Ándalus. Parece que el tiempo allí todavía no ha borrado esa multicultural riqueza que perdimos hace siglos.

Mi visita por la ciudad acabó de la mejor manera posible y fue visitando la reciente exposición en el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) que os invito a verla. Allí tuve el honor de contemplar in situ, con mis propios ojos, esta incalculable exposición realizada por personas de diferentes nacionalidades que han huido de sus países alejándose de las guerras, el hambre, el dolor, su orientación sexual u otros motivos. Me ha maravillado contemplar esas obras de arte realizadas por personas que han convivido temporalmente en esta “gran casa de la esperanza” hasta que han encontrado su camino.

Es difícil explicar cada una de estas obras de arte, que aparte de su belleza intrínseca, hay que sumarle un valor incalculable por las personas que han realizado este proyecto, ya que están creadas con esmero desde lo más hondo de sus corazones. Cada fotografía, cada cuadro, cada vestido, cada figura representan el sufrimiento o dolor por lo que han tenido que pasar estas personas para finalizar su vía crucis hasta alcanzar Melilla. Una injusta vida que “la ruleta de la fortuna” les premió con nacer en un país en guerra o empobrecido que no quisieron ni eligieron.

Cientos de miles de personas durante estos años, niños y niñas, mujeres embarazadas, ancianos, padres, tíos, primos, jóvenes, incluso enfermos, viudas, huérfanos… no han podido por desgracia cumplir sus sueños,  que era tan solo el de una vida un poquito mejor para ellos y sus hijos. Cada hora hay un drama que no percibimos: “Un corazón deja de latir buscando el camino hacia la libertad”.

En esta exposición encontramos el espíritu de lucha, la posibilidad, la ilusión por encontrar una vida mejor y la demostración que se puede hacer un mundo mejor entre todos los pueblos sin distinción de raza, lengua o religión. Como escritor, poeta y embajador oficiosamente de Benalmádena aunque no oficialmente, quiero dar mi apoyo total al CETI de Melilla y Ceuta, a la ACCEM, a Melilla Acoge, y otras asociaciones no gubernamentales y a todas las autoridades de Ceuta y Melilla por el gran papel y esfuerzo que están desarrollando cada día en dichas ciudades fronterizas. Espero y deseo que esta gran labor ejemplar se extienda a otros pueblos de Andalucía y España que me consta que ya se hacen en otros lugares de nuestro gran país solidario. Quiero darles las gracias en especial a don Fernando Blanco (miembro de la ACCEM), a doña Fati y María Jesús Martín de (Melilla Acoge) por el gran trabajo de incalculable valor que están realizando. Quiero terminar con unos versos en forma de prosa dedicados a todas las personas que han huido de sus países buscando “la luz” y a todas las que se han quedado en el camino. A todos ellos les enciendo una vela en solidaridad y les dedico estas letras:

 

¡ROMPE LAS CADENAS!

 

¡Oh, mi Dios!

Ayuda a la Sidel de mi sangre y dale fuerzas

para que encuentren el camino hacia tu Reino.

¡Ábreme cada una de las siete puertas

que oprimen mi corazón con olor a jazmín!

¡Libera a las golondrinas del yugo de la esclavitud y déjalas volar!

¡Rompe esas cadenas y fulmina esas espinas

que se clavan en los corazones de tus hijos!

¡Destruye esas redes que me atrapan y me ahogan como una ola!

¡No siembres el fondo del mar con más huesos!

¡Dame fuerzas, mi Dios!

¡Solo hay Uno y todos somos hijos de tu corazón!

¡Ilumina de color nuestras vidas hasta el final de nuestros días!

¡Te damos por ello, mil gracias, mi Señor!

Texto escrito en Melilla de camino hacia Benalmádena.

14 noviembre 2017. Melilla.

Marcos Antonio López Zaragoza (escritor, poeta y embajador de Benalmádena).

 

Anuncios

ENTREVISTA A MARCOS ANTONIO (EL ESCRITOR DE BENALMÁDENA) EN TV

Buenas os dejo una interesante entrevista que me realizaron en el Canal Costa del Sol TV. Espero que disfrutéis de ella y aprendáis un poco más sobre mi gran novela y sobre mi. Pasión en Benalmádena. El origen de una gran leyenda es una novela que no os debéis perder.

PADRE CORAJE

padre-pesca-con-hijos-de-espaldas-pPadre coraje

A veces nos creemos que somos los más desfavorecidos o nuestros problemas son los mayores del mundo mundial. Pero cuando vemos un día y otro a un padre de familia empujando con mucho esfuerzo, pero con una sonrisa verdadera, a su hija pequeña en silla de ruedas y un día hablamos por casualidad con ese humilde padre de familia con una hija discapacitada  y otro hijo mayor a cargo. Y nos enteramos que su mujer muy joven se ha ido de manera presurosa al Reino de los Cielos por culpa de un cáncer galopante y descubro que el buen hombre por culpa de tanto sufrimiento tiene un problema de corazón quedándole una paga insignificante, pienso: ¡Dios mío! ¡Qué afortunado soy! ¡Me doy vergüenza de mi mismo! ¡Qué injusticia existe en este mundo! Este hombre lo merece todo. Es un padre coraje.

Este relato está inspirado en un caso real. No es ficción. Es un pequeño homenaje dedicado para él.

MATERIA PRIMA

higos                                                                     MATERIA PRIMA

Hoy aprovechando mis días de vacaciones de Semana Blanca he acompañado a mi mujer a ir de compras al famoso supermercado Mercadona a donde mi mujer suele ir de vez en cuando a comprar. Por motivos laborales no suelo ir mucho de compra y no sé muy bien elegir tan bien los productos que ella suele comprar. Por suerte ella me acompañó a ir de compras o mejor dicho la acompañé yo. El lugar estaba repleto de personas incluso extranjeros que van buscando productos baratos. Me sorprendió el pescadero que gritaba como si estuviera en el mercadillo de Arroyo de la Miel: “¡¡Pescao fresco a 1 euro, a 1 euro!! ¡¡Que se me acaba!! Me extrañó mucho el ruido que formaba y eso que me encontraba en la otra punta del establecimiento. Quizás sería para que los abuelitos, que están los pobres sordos, escucharan que hay pescado fresco a 1 euro o la señora que tiene mil cosas en la cabeza se percatara de la oferta del pescado. Fuera lo que fuere me resultó medieval y fuera de lugar ¿Qué pasaría si el pescadero estuviera ronco? Tras aquella anécdota me encontré a varios vecinos y conocidos. Uno de ellos miraba y requetemiraba la etiqueta del producto. Yo me preguntaba: “¿Qué cojones estaría mirando esta mujer?” .Personalmente, quizás por mi dejadez e ingenuidad, no suelo mirar los productos que compro o al menos no los examino tanto. Mientras continuaba la compra, como buen escritor, me fijaba en los rostros y tipos de personas que frecuentaban el supermercado: pintores, algún que otro trajeado, la rusa que va de rica, el vecino de abajo… Todo iba bien y mi mujer y yo nos dirigíamos finalmente a la caja… pero antes de enfilar la fila me acordé de comprar unos higos, que tanto me gustan y tan buenos son para el cerebro. Como decía Platón: “era la comida de los Dioses”. Sin preguntarle a mi mujer eché un par de bolsas en el carrito. Y me llevé una sorpresa: —¡Esos no los compré! ¡Ponlos en su sitio! —exclamó mi mujer. Me quedé anonado y le pregunté amablemente el por qué.—Cariño, esos higos no son de España. Son de Turquía —repuso ella. Ante mi perplejidad le respondí: —¿Es que en Andalucía no hay higueras? ¿No hay higos y brevas o es que somos tontos? Y mi mujer respondió irónicamente: —Higos, sí hay, y por cierto muchos. Cariacontecido, dejé las dos bolsas de higos y me dirigí a los frutos secos cogiendo dos sendas bolsas de cacahuetes sin mediar palabra. Felizmente miré a mi mujer y le dije: —Cariño, al menos he comprado dos paquetes de cacahuetes que tanto me gustan y son ricos en fósforo y encima son de España.Mi mujer me miraba de soslayo y sacudía la cabeza: ¡¡Deja inmediatamente eso!! —gritó malhumorada. —¡¡Qué coño pasa ahora!! —grité enfurecido—. No me vas a dejar comer lo que me gusta. Ella sin ambages me quitó el paquete y le dio la vuelta a éste: —¡¡Mira, lo ves!! ¡¡Lee!! ¿Qué pone? —inquirió enérgicamente. —Dice envasado en Valencia —respondí sin mucha convicción esperándome otra sorpresa. —¡Exacto! ¡Envasado! ¡¡Lee las letras pequeñas de abajo!! ¿Qué dice? —País de origen ¡¡¡CHINA!! ¡Malditos sean! ¡¡Es que no hay cacahuetes en España! —Sí, cariño y las pipas de girasol, la miel, los espárragos y miles de productos proceden de allí…  —Y eso que tengo buena vista. La persona que no vea muy bien no sabrá lo que compra. —Así es cariño. Esto es uno de tantos motivos del paro que hay en Andalucía. —La verdad es que sí. No tengo nada en contra de este supermercado y la verdad me parece muy bueno, además de dar muchos puestos de trabajo. ¡Pero cojones! ¡Comprad productos andaluces! Entre todos tenemos que exigir productos andaluces, que son muchos más buenos y saludables y la diferencia en precio no es tanta.  Tras la compra me marché a casa con cara de tonto. Y aprendí la lección. Espero que no te ocurra lo mismo. Consuma productos andaluces y ¡VIVA ANDALUCÍA!

Marcos Antonio López Zaragoza (el escritor de Benalmádena)

UN PAÍS PARA TONTOS

UN PAÍS PARA TONTOS

Como decía Miguel de Cervantes: “El año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre”. Y parece que por desgracia en pleno siglo XXI esta desgraciada máxima todavía se cumple. Aunque por lo menos todavía tenemos uso de razón y no nos han lavado el cerebro, a pesar que impuestos, trabas y obstáculos no nos faltan. Menos mal que en bendita hora se crearon las redes sociales y la gente puede compartir y aprender de otras personas. Parece que al gobierno no le interesa la cultura en general. ¿Por qué se lee tan poco en España? ¿Por qué hay tanto fracaso escolar? ¿Somos un país de tontos? La respuesta es no, aunque algunos que mantienen el poder pretenden que lo seamos. ¿Cómo se va a gobernar de igual modo a gente medianamente culta o preparada como a un “rebaño de ovejas” que es lo que pretenden?Andalucía, por desgracia, es una de las peores paradas con respecto a tasas de desigualdad y desempleo en el que alcanzamos un porcentaje que supera el 35% como media según la EPA y más del 70% en jóvenes menores de veinte años y para más inri Málaga es una de las provincias con mayor tasa de suicidios de España. ¿A qué se deberá? ¿Por qué no le interesa la cultura? ¿Es que no corresponde que conozcamos o leamos por ejemplo a Vicente Blasco Ibáñez o Valle Inclán?  En el que el personaje de una de sus obras, La horda, Isidro Maltrana nos recuerda también hoy día a un individuo con talento, pero lastrado por su origen social y por ende marcado por la explotación, la marginación y la ignorancia… Un mundo al revés, los listos sirviendo y algunos lerdos gobernando ¡Señores políticos! Antes de ponerse tantas medallas y fomentar la inmigración y ayudas sociales a los de fuera. ¿Por qué no os enfocáis con la gente de aquí, que se muere de hambre y también evitáis la fuga de cerebros y de paso limpiáis la era de corruptos políticos que han dejado a España como al rosario de la Aurora?                                                        Dejad de considerar al pueblo como una caterva sin pies ni cabeza y no meterles miedo. Que los ciudadanos voten al que vean que se lo merezca o al menos que así lo crean.  ¿Por qué no elimináis por fin, si queréis a nuestro país, a esas sanguijuelas que chupan hasta la última gota de sangre del más desvalido y cuando consigue dejarlo sin blanca, lo desahucian o le dan el billete de ida para el camposanto? Porque para ellos somos un insignificante punto en medio del cosmos, ¿a quién le importamos? Desde luego a ellos no. ¿Por qué no ponéis como lectura obligatoria o al menos recomendada la biografía del duque de Lerma a cargo de Alfredo Alvar Ezquerra para que todo el mundo conozca los orígenes de la corrupción política en España?  Para el que no sepa nada, el duque de Lerma fue “el rey Midas español” sin serlo. En otras palabras, para que lo entienda todo el mundo, un Barcenas, no le llegaría ni a la altura de los tobillos. El noble castellano convenció a Felipe III para trasladar la corte a Valladolid, donde previamente había comprado propiedades y terrenos a muy bajo precio. La especulación urbanística le convirtió en el hombre más rico del  Imperio español. Con los años, cuando se descubrió quién era verdaderamente, «Para no morir ahorcado, el mayor ladrón de España se viste de colorado», rezaba una copla que corrió por Madrid cuando el Duque de Lerma, el todopoderoso valido de Felipe III, se refugió en el clero, haciendo grandes donaciones para lavarse la cara y así seguir robando, además de escudarse de quienes le acusaban de desviar dinero de las arcas reales.

Como podemos apreciar, el país no ha cambiado mucho en cuanto a corrupción, tan solo que ya no hay ni un escudo de oro y algunos corruptos de hoy blanquean o entierran parte del dinero en ONG´s o fundaciones.  Otros se empeñan en buscar oro líquido donde no lo hay. ¿Señores es que no os dais cuenta que el oro de Canarias es generado por el turismo y el plátano? ¿O es que queréis destruir esa fuente de riqueza inagotable? ¿Os aconsejo que  rememoréis en vuestra  infancia la adivinanza que decía: “Oro parece plata no es”? ¿Qué es? Espero que las promesas y los buenos actos no caigan en saco roto y se mantengan después de las elecciones municipales. Muchas gracias

Texto escrito por Marcos Antonio López Zaragoza (el escritor de Benalmádena), para

Asociación ¿Yo? ¡Producto Andaluz!

Liceo Blas Infante Torremolinos.

CARTA A LA JUNTA DE ANDALUCÍA

CARTA A LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Excelentísima Señora Susana Díaz Pacheco presidenta de la Junta de Andalucía, como ciudadano del pueblo andaluz y vecino del bello municipio de Benalmádena, aunque de corazón de familia torremolinense, me dirijo humildemente para expresarle mi deseo de que el Señor don Bartolomé Florido Luque, natural de Málaga (un trinitario de cuerpo y alma) y corazón dividido desde hace varias décadas entre Benalmádena y Torremolinos, sea condecorado ex profeso y por ende con la medalla de Andalucía por sus innumerables méritos realizados durante décadas en nuestra querida Comunidad. Una sencilla y humilde persona que conozco desde mi más tierna infancia, pero que he tenido el gusto de conocer en profundidad desde hace ya unos meses en el Liceo “Blas Infante” de Torremolinos el cual preside. No tengo muchos términos para calificar a esta persona sin igual, aunque creo que si los hubiera, sería bastante difícil de encontrarlos. Así que me voy a ceñir a sus hechos, como él siempre hace: “con el mono de trabajo puesto” y recorriendo los setecientos setenta y cuatro municipios de nuestra querida Andalucía para promocionar el consumo de producto andaluz para beneficio nuestro, pasando si es necesario: calor, frío, lluvia, nieve o viento y marea si fuese preciso. Una persona que lleva con orgullo y honor, y no le avergüenza, su pasado de camarero en el insigne Hotel Pez Espada o Riviera y que con esfuerzo y tesón ha ido subiendo de escalafón hasta crear varias de las mejores Autoescuelas de la provincia, que llevan con orgullo su nombre y que han formados a miles de excelentes conductores. Un empresario que ha compaginado su trabajo con su constante ayuda y apoyo social, siempre a los más necesitados, y defendiendo a capa y espada los intereses del pueblo andaluz con su asociación y su bandera como estandarte ¿Yo? ¡Producto Andaluz!. Un camino iniciático que emprendió desde su juventud que no fue para nada sencillo, sino al contrario, lleno de muchos obstáculos y dificultades, sobre todo cuando salía de la Comunidad andaluza a expresar sus sentimientos y a invitar a nuestros compatriotas a que visitasen Andalucía, como por ejemplo, podemos recordar con gran admiración aquél épico día en que “D. Bartolomé Florido, Presidente de ¿Yo? ¡Producto Andaluz!, en un alarde de genial atrevimiento, rompió unas anquilosadas y absurdas reglas y puso una pica, no en Flandes, sino en Madrid, y llevó el aroma y el sabor de Andalucía en Fitur ofreciendo, en ella, a sus visitantes, por vez primera, degustaciones de los productos de nuestra tierra”. Algo inaudito hasta entonces y solo predestinado a genios. Un hombre que sufrió varios varapalos, como cuando le retiraron los huevos que intentaba repartir en Málaga, para promocionar las empresas avícolas de Andalucía. Y que a punto estuvo de ir a la cárcel. Por todo ello y por muchas más razones, aunque no quiero extenderme porque podría escribir un libro entero sobre él, le reitero, por favor, que a esta extraordinaria persona se le conceda la llave de Andalucía y se le trate de Ilustrísimo Señor, pues creo que al igual que yo, miles de andaluces apreciamos la labor que ha realizado y sigue realizando con pasión y fervor cada día de su vida para defender los intereses de Andalucía como bien se merece. Prueba de su compromiso lo corroboran los numerosos premios recibidos a su impecable trayectoria: como el nombramiento de Hijo Adoptivo de Benalmádena y el recibimiento de una calle en la misma, la máxima distinción en 2009 con la de “Andaluz de Primera” o con la nueva concesión de una calle con su nombre en Torremolinos promovido por el Excelentísimo alcalde Pedro Fernández Montes, entre otros galardones. Una persona en la que por encima de cualquier ideología política, primeriza siempre el pueblo andaluz y sobre todo la ayuda a los más demás desfavorecidos y como bien dice textualmente: “la palabra caridad no existe sino el derecho que tienen de ser ayudados como ciudadanos andaluces”. Y que es capaz de criticar sin ambages, siempre con respecto pero con dureza, cualquier circunstancia que considera injusta, siendo en multitud de casos una opinión compartida por la gran mayoría del pueblo. Un hombre como Nostradamus, adelantado a su tiempo y que seguro que si hubieran existidos muchos como él, seguramente Andalucía estaría mejor, sobre todo en estos últimos años que hemos sufrido una dura crisis y que todavía por desgracia nos acecha su sombra. Estoy totalmente convencido que, para mí ya de oficio, el Ilustrísimo Señor Bartolomé Florido, recibirá tal galardón; lo único que deseo y espero que no ocurra que pasen varios siglos como es el caso del malagueño natural de Macharaviaya, Bernardo de Gálvez, para que sea reconocido como en este caso héroe en América y cuelgue su cuadro en el Capitolio post mortem.
Una extraordinaria persona que hace que cada día me sienta más orgulloso de ser andaluz. Muchas gracias por leer esta humilde carta. ¡Viva Andalucía!
TEXTO ESCRITO POR MARCOS ANTONIO LÓPEZ ZARAGOZA (EL ESCRITOR DE BENALMÁDENA).

CARTA A LOS REYES MAGOS DE UN ENFERMO DE HEPATITIS C

CARTA A LOS REYES MAGOS DE UN ENFERMO DE HEPATITIS C

Queridos Reyes Magos de Oriente, soy uno de los miles de afectados de la Hepatitis C y le escribo esta sencilla carta ya que percibo que me moriré en unos meses, quizás en unos días en mi país, donde he trabajado y cotizado desde pequeño, ya que no he tenido la oportunidad de estudiar. Les comento que todavía no me han prescrito los medicamentos adecuados para que salve mi mísera vida. Y os recalco queridos Reyes Magos que no he sido un drogadicto, un maricón, un preso, un borracho, ni nada de eso, tan solo un simple camarero. Por desgracia me hice una transfusión de sangre hace unos años y me contagié como otros miles de casos. Esta enfermedad le puede tocar a cualquiera, lo digo por la etiqueta de que algunos nos quieren poner. Deseo que me regale un fármaco genérico que sustituya al sofosbuvir, ya que parecen que algunos se quieren beneficiar y lucrar de mi salud. Resulta que en esta vida solo vale don dinero. Claro está, este gobierno tan social no va a ayudar a unos moribundos que ya no producen y son la escoria de la sociedad. Y como se decía en la Biblia con el leproso: “Y el leproso en quien hubiera llaga llevará vestidos rasgados y la cabeza descubierta, y embozado deberá pregonar: «¡Soy inmundo! ¡Soy inmundo!».” Levítico 13, 459
Y estos pobres tenían que vivir apartados de la gente, de la sociedad hasta que se murieran. Le suplico que me regale una vacuna ya que tengo cuatro bocas que alimentar: dos hijas, una mujer y mi madre aún más enferma que yo. Ya no por mi inmunda vida, sino por la de mis seres queridos que no quiero dejarlos sin nada. Se lo pido, por favor, ya que quizás, cuando se arregle el tema de las vacunas, sea demasiado tarde y esté en la otra vida. Espero que allí no existan diferencias entre ricos y pobres y no jueguen a las cartas con tu salud y por supuesto que todo el mundo viva mejor. Muchas gracias por leer esta sencilla carta de un inculto. La verdad es que me ha costado mucho escribirla y mi hija me ha ayudado corrigiéndome las faltas ortográficas. Los Reyes Magos sois mi última esperanza. Muchas gracias.
¡Feliz Navidad!
Texto escrito por Marcos Antonio López Zaragoza (el escritor de Benalmádena)