MUAN (THE TIGER)

Imagen

MUAN THE TIGER

Muan es uno de los personajes que más intriga y misterio le da a la novela de Maqueronte. Es un ser terrorífico. En la novela no se sabe si es real o un monstruo proveniente del inframundo. Éste carecer de sentimientos, sólo disfruta haciendo mal en la tierra y matando sin inmutarse a todo aquel que se le cruce en su camino. Representa al mal de la sociedad encarnado en su cuerpo demoniaco. El personaje de Muan está inspirado en un terrible personaje del folclore popular o leyenda llamado Mohán o Muan principalmente procedente de Colombia y Antioquía.

La imaginación popular hay ido labrando durante décadas a un personaje monstruoso que para diversas culturas o subculturas se revela en numerosas formas como espectadores dicen haberlo visto.

Se le representa como un ser androide, muy fornido, con una copiosa y desarreglada cabellera que utiliza para cubrir gran parte de su repugnante cuerpo. Su rostro es tosco y de miedoso aspecto, sus frecuentes griterías y risotadas han sido el terror de los hombres que trabajan en los ríos o lagos, como pescadores y lavanderas de ríos.

Los pescadores lo describen como un ser maligno y cruel. A las mujeres se les presenta como un sátiro engañador, enamorado y sucio.

Es uno de los mitos más tradicionales de Antioquia, y por eso es frecuente que se emplee este personaje para definir a personas grotescas y mal vestidas con esta figura mitológica. Los antioqueños lo conocen como el Muan de los infiernos.

Las mujeres le tienen pánico tan sólo de escuchar su nombre. Entre ellas se rumorea que es un violador, un sátiro incorregible, persigue a las jovencitas que apenas están saliendo de la pubertad para violarlas y matarlas. También se cuenta que se alimenta de niños como “el hombre del saco” de nuestro folclore hispánico. Se los lleva a su caverna, donde se cree que posee tesoros, y allí se los zampa.                                                                                                         En Maqueronte, Muan no representa exactamente todos los mismos rasgos como se narra en su leyenda, pero si mantiene su aspecto repugnante y su crueldad. Os voy a regalar un pequeño fragmento en el que se describe a Muan en Maqueronte:

“Por otro lado, Muan era el cargo más despreciable y más temido por toda la población. Le llamaban the tiger porque parecía un animal salvaje; él se encargaba de ejecutar a cualquier persona que fuera en contra de su dictador. Era muy corpulento, medía cerca de dos metros y medio; tenía una larga cabellera, una cabeza tosca y sus dientes eran de oro. Era horripilante y su aspecto repugnante. Sus manos eran enormes y sus uñas muy largas; parecía una bestia proveniente del inframundo. Dicen los rumores que “es un animal que se come a los niños”, de ahí su enorme cuerpo monstruoso.”

No voy  desvelar más de este personaje que es capaz de matar con sus garras ratas gigantes para después comérselas al igual que seres humanos. Os puedo decir que sentiréis miedo con él y que será una pesadilla…

La semana que viene os hablaré del doctor Heimbertal alias the Killer.

Anuncios

HERODÍAS

Imagen

HERODÍAS                                                                                                                                                                          Dicen los rumores que Herodías es un engendro del mismísimo Belcebú y cautivó a Herodes para extender el mal en la ciudad. Herodías es un personaje importante en Maqueronte, aún más perverso, si cabe, que su  amado Herodes. Es un personaje maquiavélico. Algunos adjetivos y sustantivos que podríamos utilizar para describirla serían: perversa, lujuriosa, cruel, bella, sensual, provocativa, lasciva, endemoniada, mantis religiosa, monstruosa…                                                       Casada con Prometeo, se separó de él para unirse con Herodes. El motivo según ella: “su mayor posesión de riquezas y su virilidad”.  Al igual que pasó siglos atrás, con Herodes Antipas, Herodías repudia a Juan (el nuevo salvador del mundo). Aunque en este nuevo encuentro con la historia sucederán eventos determinantes para el nuevo devenir del mundo. Herodías presume con orgullo de su preciosa hija Salomé de onomástica también legendaria. El problema de Salomé es que ha salido con los mismos genes que su progenitora: bella y espectacular por fuera y endiablada por dentro. Su perversidad es tan grande, que no duda en utilizar a su propia hija para realizar sus fechorías. Herodías se siente ama y señora de la ciudad y considera a todos los ciudadanos de Maqueronte “unos piojosos muertos de hambre”.                 ¿Tendrá cabida las maldades perpetradas por Herodías con ayuda de su esposo e hija?                                                                             El próximo fin de semana hablaremos del temible Muan, un personaje misterioso y legendario procedente del mismo averno.

LOS PERSONAJES DE MAQUERONTE

Imagen

LOS PERSONAJES DE MAQUERONTE                                                                                                                                                                                                                                               HERODES                                                                                                 Herodes es el tirano de Maqueronte. El gran mal que asola Maqueronte. Encarna el mal de la sociedad en el año 2030. Su nombre nos recuerda a Herodes Antipas, hijo de Herodes el Grande, célebre personaje que aparece en el Nuevo Testamento y que es gran participe de la muerte de Juan Bautista y Jesús de Nazaret. Aunque, nada aparentemente tiene que ver con su tocayo Bíblico, sí coinciden en bastantes aspectos: por ejemplo, su mujer, se llama Herodías y su hijastra también se llama Salomé. En cambio, el hermanastro de Herodes Antipas, se llamaba Herodes Filipo, y en Maqueronte se llama Prometeo. La ambición de poder de Herodes, nos recuerda un poco a Hitler. No se basta con explotar a su pueblo; y ansía apoderarse de los demás. De hecho, guarda con orgullo y expone con júbilo en su palacio a  sus contrincantes derrotados embalsamados. “Su gran sueño era construir un palacio todo de oro”. Esta obsesión por el oro nos recuerda al Rey Midas. Es un ser despreciable que también nos recuerda a Los hermanos Karamázov, que es generalmente considerada la mejor y más importante obra del escritor ruso Fiódor Dostoyevski. Concretamente al Capítulo V, “El Gran Inquisidor” es donde conflagran las semejanzas. Herodes, al igual que El Gran Inquisidor, es nihilista, no cree en nada. Ya se lo deja bien claro a Juan en el palacio. En lo único que está interesado es en asustar al pueblo y en oprimirlo hasta masacrarlos. Éste crea una secta con carácter propagandístico; para mantenerla como último rescoldo para la salvación de las infames almas, a todos los que promulgan otra fe o son incrédulos, sobre todo a las mujeres, se les echa todas las culpas de sus males y enfermedades. Junto a él le acompañan su séquito de la muerte, formado por los seres más perversos del planeta tierra, como la media bestia, mitad humana, proveniente del mismísimo averno, el gigante y horripilante Muan. A Herodes no hay adjetivo descalificativo para describirlo: cruel, malvado, avaro, macabro, egocéntrico, lujurioso, perverso… Con Herodías, su alma gemela, encontró el apoyo que buscaba: ansias de poder, lujuria y perversidad. Todo lo que urde, pasa por las manos de Herodías. A veces Herodes, se queda corto al lado de ella. Herodes representa al mal de nuestros días a su máximo exponente. Carece de sentimientos y no cree en Dios, sólo gusta de su afán de poder y destrucción en todos los ámbitos. A pesar de toda su crueldad, intenta aparentar su “bondad” al resto del mundo, manipulando para ello los medios. Los turistas son manipulados e intenta vender su tecnología que es su principal fuente de riqueza, sobre todo la armamentística y nuclear. Herodes encontrará un rival inesperado: el joven Juan… ¿Será el 2030 el fin de la humanidad o el triunfo del bien? El ganador o perdedor dependerá de un hilo…

El próximo fin de semana conoceremos un poco a Herodías.

Utopía vs distopía en la novela Maqueronte

Imagen

Utopía vs distopía en Maqueronte

En la novela Maqueronte encontramos una gran lucha interna entre dos conceptos del mundo la esperanza de un mundo utópico y la desilusión de otro distópico. Este último término se basó en el vocablo utopía acuñado por Tomás Moro. Sus significados etimológicos lo dicen todo, distopía proviene del griego antiguo  δυσ- (dis) “malo” y τόπος (tópos) “lugar, paisaje, escena”. Y el término utopía deriva de ευ- (ef) “no” y τόπος, significando ‘lugar que no existe’ y cuya uso son en términos de sociedades perfectas o ideales. Que hoy en día, con la que está cayendo, parece imposible, aunque en mi novela soy positivo y doy un atisbo de esperanza o por lo menos el de evitar una posible “apocalipsis” y una “mantención del rumbo” de esta sociedad a veces corrupta e injusta en líneas generales.

Distopía o cacotopía son términos antónimos de utopía significando una ‘utopía negativa’, donde la realidad acontece en términos antitéticos a los de una sociedad ideal, simulando una sociedad hipotética indeseable.

La mayor parte de las distopías describen sociedades que son consecuencia de tendencias sociales actuales y que llevan a situaciones totalmente indeseables. Surgen como obras de advertencia, o como sátiras, que muestran las tendencias actuales extrapoladas en finales apocalípticos. En la novela de Maqueronte la distopía se trata más bien como una advertencia a la sociedad actual. Aunque la novela se ubica en una imaginaria ciudad llamada Maqueronte, antigua fortaleza verídica situada en Tierra Santa, donde decapitaron a San Juan Bautista. La distopía se puede trasladar a cualquier sociedad actual. No voy a desvelar a cual me refiero, pero será fácil de descubrirlo cuando leáis la novela. No he sido ni mucho menos el primero en escribir una novela utópica, como por ejemplo la Utopía de Tomás Moro, o distópica como Un mundo feliz del genial Aldous Huxley. Pero sí creo que he encontrado una unión entre las dos, una unión entre vida y muerte, una lucha sin tregua que al final descubriremos quién resulta ganador, si el bien o el mal. A parte de la mezcla entre utopía y distopía, Maqueronte tiene la originalidad de que ha encarnado onomásticas bíblicas para recrear un ambiente legendario y místico, no por ello quiere decir que lo sean, ya que son personajes perteneciente a su futuro, aunque en la novela representa el futuro, hay una mezcla entre Pasado vs Presente vs Futuro. En la novela sabremos del futuro de sus personajes. Unos personajes que nos representan… De nuestra experiencia del pasado más lo que hagamos del presente forjaremos nuestro futuro que “dependerá de un hilo” como veremos. Maqueronte, como novela, transmite muchos significados y diferentes lecturas para todo tipo de lectores: ya sean estudiosos, eruditos, lectores ávidos… y para todo tipo de culturas en general. Se puede leer como una novela de ficción, épica, religiosa, de aventuras… No es una novela muy extensa y resulta muy fácil de leer, para ello utilizo mucho diálogo. No por ello deja de tener un fondo filosófico y muy reflexivo. Maqueronte es una novela con “alma” de verdad y que tiene un mensaje profundo bajo sus palabras. Cuando se publique lo desvelaré… Aparecen numerosos personajes en ambos bandos como: El temible Muan (un ser monstruoso y despiadado), Herodes (el tirano), Herodías (la esposa malvada), Salomé (la bella hija sensual y perversa), Juan (nuestro héroe, Seba, Miguel, Vitoria, The Killer… Ya os hablaré con algo más de profundidad de los personajes.                                         Maqueronte, el Principio del Fin está cerca… en 2014.

Marcos Antonio López Zaragoza.  copyright 2014©