CARTA A LA JUNTA DE ANDALUCÍA

CARTA A LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Excelentísima Señora Susana Díaz Pacheco presidenta de la Junta de Andalucía, como ciudadano del pueblo andaluz y vecino del bello municipio de Benalmádena, aunque de corazón de familia torremolinense, me dirijo humildemente para expresarle mi deseo de que el Señor don Bartolomé Florido Luque, natural de Málaga (un trinitario de cuerpo y alma) y corazón dividido desde hace varias décadas entre Benalmádena y Torremolinos, sea condecorado ex profeso y por ende con la medalla de Andalucía por sus innumerables méritos realizados durante décadas en nuestra querida Comunidad. Una sencilla y humilde persona que conozco desde mi más tierna infancia, pero que he tenido el gusto de conocer en profundidad desde hace ya unos meses en el Liceo “Blas Infante” de Torremolinos el cual preside. No tengo muchos términos para calificar a esta persona sin igual, aunque creo que si los hubiera, sería bastante difícil de encontrarlos. Así que me voy a ceñir a sus hechos, como él siempre hace: “con el mono de trabajo puesto” y recorriendo los setecientos setenta y cuatro municipios de nuestra querida Andalucía para promocionar el consumo de producto andaluz para beneficio nuestro, pasando si es necesario: calor, frío, lluvia, nieve o viento y marea si fuese preciso. Una persona que lleva con orgullo y honor, y no le avergüenza, su pasado de camarero en el insigne Hotel Pez Espada o Riviera y que con esfuerzo y tesón ha ido subiendo de escalafón hasta crear varias de las mejores Autoescuelas de la provincia, que llevan con orgullo su nombre y que han formados a miles de excelentes conductores. Un empresario que ha compaginado su trabajo con su constante ayuda y apoyo social, siempre a los más necesitados, y defendiendo a capa y espada los intereses del pueblo andaluz con su asociación y su bandera como estandarte ¿Yo? ¡Producto Andaluz!. Un camino iniciático que emprendió desde su juventud que no fue para nada sencillo, sino al contrario, lleno de muchos obstáculos y dificultades, sobre todo cuando salía de la Comunidad andaluza a expresar sus sentimientos y a invitar a nuestros compatriotas a que visitasen Andalucía, como por ejemplo, podemos recordar con gran admiración aquél épico día en que “D. Bartolomé Florido, Presidente de ¿Yo? ¡Producto Andaluz!, en un alarde de genial atrevimiento, rompió unas anquilosadas y absurdas reglas y puso una pica, no en Flandes, sino en Madrid, y llevó el aroma y el sabor de Andalucía en Fitur ofreciendo, en ella, a sus visitantes, por vez primera, degustaciones de los productos de nuestra tierra”. Algo inaudito hasta entonces y solo predestinado a genios. Un hombre que sufrió varios varapalos, como cuando le retiraron los huevos que intentaba repartir en Málaga, para promocionar las empresas avícolas de Andalucía. Y que a punto estuvo de ir a la cárcel. Por todo ello y por muchas más razones, aunque no quiero extenderme porque podría escribir un libro entero sobre él, le reitero, por favor, que a esta extraordinaria persona se le conceda la llave de Andalucía y se le trate de Ilustrísimo Señor, pues creo que al igual que yo, miles de andaluces apreciamos la labor que ha realizado y sigue realizando con pasión y fervor cada día de su vida para defender los intereses de Andalucía como bien se merece. Prueba de su compromiso lo corroboran los numerosos premios recibidos a su impecable trayectoria: como el nombramiento de Hijo Adoptivo de Benalmádena y el recibimiento de una calle en la misma, la máxima distinción en 2009 con la de “Andaluz de Primera” o con la nueva concesión de una calle con su nombre en Torremolinos promovido por el Excelentísimo alcalde Pedro Fernández Montes, entre otros galardones. Una persona en la que por encima de cualquier ideología política, primeriza siempre el pueblo andaluz y sobre todo la ayuda a los más demás desfavorecidos y como bien dice textualmente: “la palabra caridad no existe sino el derecho que tienen de ser ayudados como ciudadanos andaluces”. Y que es capaz de criticar sin ambages, siempre con respecto pero con dureza, cualquier circunstancia que considera injusta, siendo en multitud de casos una opinión compartida por la gran mayoría del pueblo. Un hombre como Nostradamus, adelantado a su tiempo y que seguro que si hubieran existidos muchos como él, seguramente Andalucía estaría mejor, sobre todo en estos últimos años que hemos sufrido una dura crisis y que todavía por desgracia nos acecha su sombra. Estoy totalmente convencido que, para mí ya de oficio, el Ilustrísimo Señor Bartolomé Florido, recibirá tal galardón; lo único que deseo y espero que no ocurra que pasen varios siglos como es el caso del malagueño natural de Macharaviaya, Bernardo de Gálvez, para que sea reconocido como en este caso héroe en América y cuelgue su cuadro en el Capitolio post mortem.
Una extraordinaria persona que hace que cada día me sienta más orgulloso de ser andaluz. Muchas gracias por leer esta humilde carta. ¡Viva Andalucía!
TEXTO ESCRITO POR MARCOS ANTONIO LÓPEZ ZARAGOZA (EL ESCRITOR DE BENALMÁDENA).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s